Seleccionar página

Consejos para bañar a un niño recién nacido de 1 o 2 meses

Antes de bañar a tu niño recién nacido es considerable que sepas que es imposible dejar al niño recién nacido solo en la bañera jamás, ni por un momento.

¿Con qué continuidad debo bañar a mi niño recién nacido?

Hablando rigurosamente de limpieza, un niño recién nacido de pocos meses necesitaría un baño una o dos ocasiones por semana, puesto que los niños recién nacidos no se ensucian bastante hasta que no empiezan a gatear (sí tienes que lavarle muchas veces las manos y cara, los pliegues de la piel y limpiarle atentamente el sector genital siempre que le cambies el pañal).

Sin embargo, en varios de nuestros países es costumbre habitual bañar a un niño recién nacido de unas semanas todos los días y varios padres utilizan el baño periódico como parte de su rutina nocturna porque tranquiliza a sus niños recién nacidos. No hay problema con un baño periódico, si esto es lo que escoges, siempre que utilices un jabón particular para niños recién nacidos que no le irrite la piel. Además lo puedes bañar únicamente con agua.

Es mejor no sumergir al niño recién nacido completamente en una bañera hasta que se le caiga el cordón umbilical. A lo largo de esos primeros días, puedes limpiarle todo el cuerpo con una esponja húmeda.

¿Dónde debo bañar a mi niño recién nacido?

En lugar de utilizar la bañera para mayores, lo cual pide que te arrodilles y te inclines en una posición muy poco práctica, además de proporcionarte menos control sobre el niño recién nacido, lo destacado mientras el niño recién nacido es todavía muy chiquito es utilizar la pila de la cocina o una bañerita para niños recién nacidos que puedes poner sobre una área elevada y fuerte, como el mostrador de la cocina o una mesa fuerte.

¿Cuál es la preferible forma de bañar a mi niño recién nacido?

A continuación te enseñamos cómo llevarlo a cabo y qué vas a necesitar para hacer más simple tu labor. Con algo de dedicación y cariño, vas a ver que la hora del baño se va a transformar en una de las ocupaciones que más disfrutarás con tu niño recién nacido.

  1. Agrupa todos los artículos que necesites para el baño, toalla, ropa, jabón, un pañal limpio. Ten en cuenta de que la temperatura del cuarto es correcta para que no pase frío.
  2. Llena la bañera con 2 ó 3 pulgadas (5 ó 7 centímetros) de agua templada, pero no ardiente, a una temperatura aproximada de 90 grados Fahrenheit (32 grados centígrados).
  3. Trae al niño recién nacido al lugar donde vayas a bañarlo y desvístelo completamente.
  4. Sumerge de a poco al niño recién nacido en el agua, utilizando una de tus manos para sostener su cuello y cabecita. A ratos, arroja una medida pequeña de agua con un vaso o taza de plástico sobre su cuerpo para que no se enfríe. Ten presente que el cuerpecito enjabonado de un niño recién nacido es muy resbaladizo, o sea que jura sostenerlo firmemente.
  5. Utiliza muy poco jabón (ya que puede resecarle la piel) y lávale el cuerpo con tu propia mano o una toallita, rociándolo de arriba a abajo y de adelante hacia atrás. Lávale el cuero cabelludo con una toallita mojada y enjabonada. Utiliza una bolita de algodón mojada para limpiarle los ojitos y la cara. Lava comúnmente el sector genital del niño recién nacido, no necesita un lavado más intensamente que el resto. Si en las comisuras de los ojos o en la nariz se ha juntado algún moquito o alguna secreción reseca, mójalo numerosas ocasiones con la punta de una toalla para que se ablande antes de limpiarlo.
  6. Enjuaga totalmente al niño recién nacido ayudándote con una toallita limpia.
  7. Envuelve a tu pequeñín en una toalla con capucha y sécalo con suavidad, sin frotarle la piel. Si tiene la piel reseca o un poquito de irritación en la región del pañal, puedes untarle una loción humectante para niños recién nacidos.

¿Cuándo bañar al bebé por primera vez?

Para hacer el primer baño del niño recién nacido hay que aguardar unos días desde el parto. El niño recién nacido nace con numerosas capas protectoras sobre su piel las cuales hay que evadir remover. Más allá de que algunos hospitales eligen por asear al nacido hace poco, tú puedes elegir cuándo bañar al niño recién nacido por primera oportunidad si escoges aguardar a llegar a casa para que el primer baño sea contigo y en un ámbito familiar y calmado.

Si bañamos a un nacido hace poco con unicamente unas horas de vida y que ha de ajustarse al nuevo ámbito partiendo de cero, acabaremos con las sustancias que protegen su piel, como la cubierta de grasa llamada vérnix caseosa, y va a ser amenazante.

Consejos para entender cuándo ofrecer el primer baño al niño recién nacido

El primer baño del niño recién nacido es particular y importante para toda la familia. Por esto, el instante para bañar por primera oportunidad al nacido hace poco lo eliges tú. Si tienes inquietudes y no estás segura de realizar este desarrollo, consúltalo con tu médico para ver cuál es la alternativa más beneficiosa para tu niño recién nacido. Aquí vas a encontrar numerosas sugerencias para elegir cuándo bañar por primera oportunidad al nacido hace poco que te van a ser muy servibles.

Cuándo bañar un recién nacido

Es aconsejable no bañar al niño recién nacido antes de las 48 o 72 horas desde cuando se nace. Por eso prescindir del primer baño del niño recién nacido unos cuantos días va a ser bueno para sostener su piel sana porque en ese tiempo va a existir podido absorber estas sustancias que evitarán infecciones cutáneas y rozaduras.

Además, cuanto más tiempo esperes para bañar a tu niño recién nacido, más tiempo vas a conseguir que el chico mantenga la temperatura corporal.

Profesionales además sugieren aguardar un algo más de tiempo hasta que le caiga el cordón umbilical a los 10 o 14 días. Ya en la segunda o tercera semana tendrás la posibilidad de bañarlo en una bañerita o tina y únicamente con agua o con jabón neutro para evadir alergias e irritaciones en la piel del niño recién nacido.

No obstante, puedes bañar a tu niño recién nacido aunque tenga aún el cordón umbilical mientras que evites que la herida se humedezca para que logre cicatrizar de manera correcta. El baño con algodones empapados en agua te va a ayudar con la higiene del reducido. Luego de la caída del cordón, tú eliges la continuidad de baño de tu niño recién nacido.

Si tu niño recién nacido tiene sueño pero no se duerme siempre puedes ingresar el baño como una rutina día tras día para reposar mejor.

Cuándo bañar al niño recién nacido por primera vez

Al inicio, todo lo que requiere tu nacido hace poco es que lo limpies con un pañito despacio humedecido en agua no muy caliente. Antes de ofrecerle su primer baño, es aconsejable que esperes hasta que se le caiga el cordón umbilical, lo que en la mayoría de los casos sucede entre 10 y 14 días luego del nacimiento.

Cuando tu niño recién nacido esté terminado para que lo bañes en una bañerita, puedes utilizar solo agua. Si usas jabón, ten en cuenta que sea particular para niños recién nacidos para que no irrite su piel.

En USA, la mayor parte de los pediatras sugieren bañar a un niño recién nacido de pocos meses solo dos o tres ocasiones por semana (especialmente si se ve que no le agradan bastante los baños). Y sucede que los niños recién nacidos no sudan como los mayores, y no se ensucian como los jovenes chicos, por eso los baños regulares no son verdaderamente necesarios.

No obstante, en varios de nuestros países es costumbre habitual bañar a un niño recién nacido de unas semanas todos los días. No hay problema con un baño periódico, si esto es lo que escoges. Además, si notas que tu niño recién nacido se tranquilidad cuando lo bañas, a lo mejor desees integrar el baño como parte de su rutina en el momento de reposar.

Como bañar a un niño recién nacido con avena

Si el doctor te ha sugerido ofrecerle baño de avena al pequeño puedes adquirirlo en la tienda o llevarlo a cabo en el hogar, lo cual es muchísimo más saludable y además más económico. Por eso, hoy te exponemos como puedes elaborar tu propio baño de avena para el chico.

Usos más recurrentes del baño de avena

  • Varicela
  • Intoxicación por hierbas
  • Resequedad de la piel
  • Picadas de insectos
  • Eczema
  • Erupción del pañal
  • Escozor anal (oxiuro)
  • Quemaduras solares
  • Herpes
  • Preparado de avena

Vas a requerir una batidora o procesador de comestibles y un tazón de avena. Algún variante va a funcionar, sea momentánea o de cocción lenta. Para los niños recién nacidos unicamente se requiere 1/3 de taza de avena.

Ubica la avena en la mezcladora y, a velocidad superior, redúcela a un polvo muy fino. Para evaluar que está preparada basta poner una cucharada en un vaso de agua no muy caliente, la avena debe absorber de forma sencilla el agua y conseguir un color lechoso y una rigidez despacio.

Baño de avena

Llena la bañera del pequeño con agua corriente tibia y espolvorea la avena mientras remueves frecuentemente con las manos tal es así que se disuelva de forma traje.

Palpa el interior de la bañera para estar seguro de que no haya algún grumo. De haberlo, rómpelo. La avena va a hacer que la bañera sea muchísimo más resbaladiza de lo usual, por consiguiente, auxilia a tu hijo mientras se introduce.

En este momento deja que el pequeño permanezca sumergido a lo largo de 15-20 minutos precisamente. Después sécalo otorgándole palmaditas con una toalla despacio, sin frotarlo.

Puedes utilizar este baño una o dos ocasiones al día, según las sugerencias del médico.

Recuerda seleccionar siempre la vía natural, mejorando tu misma la avena, ya que contribuye varios más nutrientes a la piel del pequeño y, además, facilita que protejas tu bolsillo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This