Seleccionar página

Recién Nacido Ictericia: Causas, Indicios Y Tratamiento

La ictericia, una dolencia recurrente en los bebés, tiene relación al color amarillento de la piel y del blanco de los ojos (o esclerótica) que sucede cuando hay un exceso de bilirrubina en la sangre.

La bilirrubina es el producto final de la descomposición habitual de los glóbulos rojos. Comunmente, la bilirrubina pasa por medio del hígado, que la libera a los intestinos con apariencia de bilis (un líquido que asistencia en la digestión).

La ictericia sucede cuando la bilirrubina se acumula en la sangre más rápidamente de lo que el hígado del nacido hace poco es con la capacidad de descomponer y de remover de su cuerpo. Esto se puede deber a numerosos fundamentos, como los siguientes:

  • Los bebés fabrican más bilirrubina que los mayores porque renuevan más comunmente sus glóbulos rojos.
  • El hígado de un nacido hace poco aún se está construyendo y puede no ser con la capacidad de remover bastante proporción de bilirrubina de la sangre.
  • Los intestinos del nacido hace poco absorben una bilirrubina que comunmente saldría de su cuerpo con apariencia de heces (o cacas).

Una ictericia grave (cuando la concentración de bilirrubina es alta, por lo general mayor a 25 mg) que no se habla puede ocasionar sordera, parálisis cerebral u otros tipos de inconveniente cerebral. En casos extraños, la ictericia puede ser un signo de otra dolencia, como una infección o un inconveniente en la glándula tiroidea.

Los doctores sugieren considerar a todos los lactantes a los algunos días de nacer para entender si tienen ictericia.

Tipos de ictericia

Los tipos más recurrentes de ictericia son:

La ictericia fisiológica (normal)

La mayor parte de los bebés muestran esta clase de ictericia suave gracias a la inmadurez de sus hígados. Por lo general hace aparición entre el segundo y el cuarto día de vida y desaparece cuando tienen entre una y dos semanas de vida.

La ictericia del prematuro

Es recurrente en los niños recién nacidos prematuros, porque sus cuerpos están aún menos preparados para excretar la bilirrubina eficazmente. Para evadir probables adversidades, los niños recién nacidos prematuros se tratan inclusive cuando sus concentraciones de bilirrubina son más bajas que las de los niños recién nacidos a término con una ictericia habitual.

La ictericia asociada a la lactancia materna

La ictericia puede suceder cuando un niño recién nacido amamantado no está ingiriendo bastante proporción de leche de la mamá, sea por sus adversidades con la lactancia o porque a su madre aún no le subió la leche. No está causada por un inconveniente de intolerancia a la leche de la mamá sino porque el niño recién nacido no se está alimentando lo bastante. Si un niño recién nacido tiene esta clase de ictericia, es considerable que en su resolución participe un asesor en lactancia materna.

La ictericia asociada a la leche de la mamá

Entre el 1 y el 2% de los niños recién nacidos amamantados presentan un tipo de ictericia causada por unas sustancias presentes en la leche de la mamá que tienen la posibilidad de lograr que aumente la concentración de bilirrubina en sangre. Estas sustancias previenen la excreción de bilirrubina por medio de los intestinos. Esta clase de ictericia hace aparición desde los tres a cinco primeros días de vida y acostumbra hacer mejor lentamente entre la tercera y la duodécima semanas.

Incompatibilidad de grupo sanguíneo (problemas de Rh o ABO)

Si un niño recién nacido tiene un grupo sanguíneo distinto al de su madre, es viable que la madre fabrique anticuerpos que destruyan los glóbulos rojos del niño recién nacido. Esto provocará una acumulación inmediata de bilirrubina en la sangre del lactante. La ictericia causada por la incompatibilidad de grupo sanguíneo puede manifestarse tan rápido como en el primer día de vida. Antes, los inconvenientes de Rh eran la causa de la forma de ictericia más grave, pero en este momento se tienen la posibilidad de impedir inyectando inmunoglobulina Rh a la madre.

Síntomas y diagnóstico

La ictericia acostumbra manifestarse cerca del segundo o tercer día de vida. La piel de un niño recién nacido con ictericia se acostumbra comenzar a poner amarillenta primero en la cara, después en el pecho y el abdomen y, finalmente, en las piernas. La ictericia además puede lograr que el blanco de los ojos (o las escleróticas) del niño recién nacido adquieran una tonalidad amarillenta.

Ya que en este momento la mayor parte de los niños recién nacidos vuelven a casa desde el hospital uno o dos días luego de nacer, es considerable que sus pediatras evalúen su ictericia uno o dos días luego.

Los padres además tienen que fijarse en la piel de sus niños recién nacidos para descubrir la ictericia. De todos métodos, la ictericia puede ser complicado de ver, más que nada en niños recién nacidos de piel oscura. Si usted no está seguro, presione delicadamente la piel de la nariz o de la frente del bebé; si presentara ictericia, la piel se vería amarilla en relación usted levantara el dedo.

Cuándo llamar al medico

Llame al médico si piensa que su niño recién nacido podría tener ictericia. Es viable que el médico le extraiga una chiquita exhibe de sangre al niño recién nacido para medir su concentración de bilirrubina en sangre. En varias consultas se usa un medidor de luz para conseguir una medida aproximada de la concentración de bilirrubina en sangre y, en la situación de que sea alta, se toma una exhibe de sangre.

Llame al médico inmediatamente si:

  • su niño recién nacido tiene ictericia a lo largo de las primeras 24 horas de vida
  • la ictericia se está ampliando, oscureciendo o intensificando
  • su niño recién nacido tiene una temperatura rectal de bastante más de 100º F (37,8º C)
  • su niño recién nacido tiene mal aspecto y/o se comporta como si se encontrara mal
  • su niño recién nacido no se alimenta bien
  • nota que su niño recién nacido está más somnoliento que de práctica

Es complicado saber la gravedad de la ictericia solo observando a un niño recién nacido. Entonces, algún niño recién nacido que tenga los ojos y/o la piel amarillos debe ser evaluado por un médico.

Tratamiento

La mayor parte de las situaciones de ictericia neonatal no necesita régimen. La ictericia suave o moderada va a desaparecer al cabo de una o dos semanas, cuando el niño recién nacido sea con la capacidad de remover el exceso de bilirrubina en sangre por sí solo.

Además puede ser aconsejable amamantar al niño recién nacido con más continuidad o ofrecerle biberones complementarios de leche artificial para asistirle a remover la bilirrubina por medio de las heces. En algunas ocasiones, el médico puede soliciar a la madre que deje de amamantar al niño recién nacido a lo largo de cierto tiempo. Si esto le sucediera a usted, extráigase leche usando una bomba de extracción para sostener su producción de leche, y reanude la lactancia materna cuando el niño recién nacido haya superado la ictericia.

Para los escenarios altos de ictericia, se puede usar la fototerapia, un régimen con una lámpara particular que asistencia al cuerpo a remover la bilirrubina.

Si un niño recién nacido muestra una ictericia grave que no responde a otros tratamientos, puede ser primordial hacerle una transfusión de sangre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This