Seleccionar página

Hoy os quiero hablar de lo algo que pasamos todas las madres, algunas antes que otras. Os traigo consejos para una adaptación al colegio. Que por mayoría nos cuesta más a nosotras que a ellos adaptarse.

Hace tres semanas vivía esta situación, niños que entraban con ganas al colegio, algunos venían de la guardería y saben a lo que van, otros llorando sin soltar la mano de su mamá o papá (se me rompe el alma ver como lloran) y otros simplemente observando todo algo serios (como es el caso de mi hija). Es un cambio bastante grande para ellos, os hablo del primer curso de infantil, de 3 años, los más pequeños del colegio. En algunos hay un periodo de adaptación que a veces llega hasta semanas, al principio suelen ir pocas horas, incluso en algunos colegios dejan que los papis se queden un rato en la clase con ellos, en cambio hay otros colegios que no hay nada de adaptación, así que desde el primer día las cinco horas del tirón.

Algunos consejos para que se adapten mejor al colegio

Adaptación horaria.

Se recomienda que el niño vaya poco a poco, que se le vaya aumentando las horas cada día un poquito más, cada niño necesita su tiempo.

La despedida rápida.

Hay que intentar despedirnos rápido, cuanto más tardemos más “sufre” el niño, lo que ellos quieren es irse con su mamá o papá, no hay que ser dramático.

Contacto con la profesora.

Cualquier inquietud que tengas se lo comunicamos a su seño, o algún cambio de actitud que veamos en el niño, si nos preocupa algo hay que decírselo, las profesoras pasan muchas horas con ellos y pueden ayudarnos en algo que necesitemos.

Sin prisas.

Es complicado, pero tenemos que no tener prisas por la mañana, y que el niño no llegue estresado al colegio, intentar no ir corriendo ni tener agobios, despertarlo con tiempo y que esté tranquilo, es más, intentar de camino al colegio ir jugando o cantando alguna canción, así llegará con más ganas y más contento.

Hablarle bien del colegio.

Desde primera hora hay que hablarle en positivo del colegio, decirle lo bien que se lo va a pasar, todos los juguetes que hay en la clase, los amiguitos con los que puede jugar, lo buena que es la seño (aunque no lo pensemos de verdad hay que hacérselo creer).

 

Como ya os he dicho antes, a veces nos cuesta más a las mamis que a los peques adaptarse, os aseguro que el niño que entra llorando se le pasa mucho antes de lo que pensáis, y si no preguntarle a su seño, los niños son muy listos, y la mayoría llora para dar pena e intentar que te des media vuelta, lo cojas y te lo lleves contigo. Paciencia, que el colegio le acaba gustando a todos. Ánimo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This