Seleccionar página

Los que me conocéis sabéis que mi hija empezó a andar en los parques, hoy os quiero hablar de los pros, los contras y de la vida en el parque. Mi hija se ha criado y está creciendo en los parques, desde los 11 meses hasta ahora que tiene tres años y medio estábamos por la mañana por la tarde en el parque, hasta que entró en el colegio y ya solo vamos por la tarde.

A continuación me gustaría comentaros cosas “negativas” que veo en los parques, obviamente también hablare de las “positivas”. Yo soy la primera que me encanta ir al parque, primero para que mi hija juegue, se relacione, aprenda a estar con más niños, a desenvolverse sola, ser más autónoma…y segundo porque hablo con más mamás que con más de una entablo tal relación que se convierten en amigas inseparables que veo y hablo más que con mi marido.

Pero sinceramente últimamente necesito desconectar mínimo un día a la semana de parque, hasta mi hija hay días que se cansa y a veces incluso se aburre, y raro es el día que no llora, o porque le han quitado los juguetes, o porque le han empujado, o porque no le dejan jugar…

Ya sabemos que con esta edad están aprendiendo y lo que siempre decimos “solo aprende lo malo”, al juntarse con tantos niños, chicos, grandes…”aprenden” a pegar, empujar, palabrotas…ya sé que casi todos los niños pasan por estas etapas pero la verdad que me gustaría evitarlo.

Cosas negativas de los parques.

  • La masificación:

    Como se dice…”parece una jaula de grillos”.  El parque, normalmente cercado con una valla, llena de niños gritando por todos lados, que apenas ni se ven los columpios, corriendo, empujándose…incluso peleas y acciones violentas. ¿De verdad queremos que nuestros hijos crezcan en un ambiente donde hay estrés y mucha angustia?  En esas condiciones lo menos que se hace es jugar. Niños sin cuidado y lo que más coraje me da que los niños no tienen culpa es que muchos padres ni están pendientes de ellos.

  • Edades algo limitadas para juegos en parques y jardines:

    Aquí me refiero a que en los parques suele haber niños de 1 año hasta los 10 más o menos (aquí hago un paréntesis para decirle a los papis y mamis de los más pequeños que estén más pendientes de ellos porque hay niños grandes que van sin cuidado, y obviamente a los papás de los más grandes que también estén pendientes para que tengan un poco más de cuidado con los más peques). ¿No os habéis dado cuenta que pocos niños hay de más de 10 años? ¿No creéis que los que “más” necesiten el parque sean los de más de 10 años? Puesto que pasan 5 o 6 horas sentados en una silla en el colegio y lo único que su cuerpo y mente necesita al salir es correr y despejarse, No quiero decir que los demás no lo necesiten, pero los más pequeños no están toda la mañana sentados, hacen más actividades, juegos… Seguro que más de un niño “grande” le gustaría jugar en el parque y no lo hace porque se vería ridículo y no tiene a nadie de su edad.

  • Juego libre:

    Me refiero a que el parque te dice un poco como tienes que jugar, y nosotros tenemos que estar haciéndoselo, hasta una cierta edad,  subirlos al tobogán, agarrarlos por las cuerdas, pendientes de que no se den un golpe en la cabeza, columpiarlos… cuando lo ideal sería que ellos jueguen sin necesidad de seguir unas “normas del parque” los juegos en el parque tienen que ser espontáneos y libres, no impuesto por los padres. Nosotros siempre pendientes de ellos a una cierta distancia para que ellos se sientan protegidos pero independientes y libres, y no estar mirando el móvil sin echarles cuenta.

 

Ahora viene el bloque de cosas “positivas” del parque infantil.

 

  • Aprenden a compartir:

    Aquí un poco me contradigo, soy la primera que “obligo” a mi hija a que comparta, muchos niños entre ellos la mía llevan juguetes para la arena, muñecas, patinetes… y suelen hacer cambio de juguetes y así aprenden a compartir. Pero también están los niños que nunca dejan nada y como ya he dicho antes, todo lo malo lo aprenden así que mi hija hay días que no quiere compartir.

  • Aprenden a jugar con otros niños:

    Ya sea de su edad o no, aprenden a cuidar de los más pequeños y aprenden a jugar de los más grandes, por lo menos a mi hija le encanta jugar y ver jugar a los mayores.

  • Ayudan a otros niños:

    Es cuando aprenden a ayudar a otros niños más pequeños como os comentaba antes, si se caen o necesitan ayudan.

  • Aprenden habilidades haciendo ejercicios de gimnasia para niños:

    Viendo a otros niños aprenden a montar una bicicleta o en el caso de mi hija al patinete, otros a tirar la pelota, a subir solos la escalera para el tobogán, juegos nuevos en grupo…

  • Aprenden cosas nuevas:

    Los buenos maestros son los niños más grandes, donde son el ejemplo de los más peques, al imitar aprenden a escalar solos por ejemplo, o a subirse algún columpio donde antes no podía.

 

Conforme van creciendo van sabiendo mejor jugar entre ellos, puesto que cuando son más chicos se creen aún que todo es de su propiedad y no saben jugar todavía con más niños.

Yo seguiré yendo al parque hasta que llegue la edad de que ella no quiera ir, también os recomiendo que de vez en cuando cambies de parque, para que el niño no se aburra tanto y conozca otros parques que al ser nuevo seguro que lo coge con más ganas.

Hay muchos días malos, de peleas, llantos, caídas… pero lo importante es que en general los niños se lo pasan genial, desfogan, conocen a niños nuevos…y recordad que los parques no solo lo hacen los niños por mucho que se diga que es el parque del niño,  sino también los padres, y que somos un ejemplo para ellos. Cada día en el parque es diferente, disfrutemos.

Imágenes parques infantiles:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This